Cosas bonitas para hacernos felices

Productos platónikos:

Por la alegría de crear, para el placer de usarlos

Ubuntu platóniko
Cariño

Los productos platónikos
son elaborados artesanalmente,
con entusiasmo y esmero

 
Materias naturales

a partir de las bellas materias
que la naturaleza nos ofrece,
obtenidas de manera responsable

Ubuntu platóniko
Respeto

con actitud respetuosa
hacia el medio ambiente
y los seres que los habitan

cosas bonitas para hacernos felices
Ubuntu platóniko

El resultado: cosas bonitas
que nos hacen felices a ti, a mi,
a nuestra casa, a nuestro planeta.


CocoLoro

Colección CocoLoro

Cojines durmientes

Ya están aquí los primeros productos platónikos para peques: mullidos cojines durmientes, inspirados en algunos de nuestros personajes platónikos favoritos (el eleflante, el gatobola, el conejorejo).
Elaborados a mano, con cariño y dedicación infinitas, a partir de agradables tejidos de algodón orgánico, estos animalillos están deseando viajar hasta vuestras casas para decorar la habitación de los peques o para acompañarlos en sus dulces sueños.

Cojines durmientes
 
Los personajes

Por el momento, tres seres platónikos han conseguido transformarse en cojines durmientes: el eleflante Dante, Lola la gatobola y el conejorejo Tereso. ¡Están contentísimos de ser los primeros en tener la oportunidad de acompañar a los niños terrícolas!

Si queréis saber más sobre ellos, podéis visitar el bestiario.

 
Dante, el eleflante

Dante, el eleflante

 
Lola, la gatobola

 
Tereso, el conejorejo

Tereso, el conejorejo

Platonia - Telas usadas en la colección CocoLoro

 

Los materiales

Las telas utilizadas en la elaboración de los cojines platónikos son suaves popelinas con bonitos estampados de la colección Swan Lake de Birch Fabrics y agradables tejidos de punto de la colección Cirrus Solids de Cloud9 Fabrics, todas ellas de algodón orgánico certificado, tratadas con tintes eco-responsables de bajo impacto. Además, para asegurar un resultado 100% platóniko, las telas han recibido un baño de agua, aire y sol.

Están rellenos de esponjosísima guata, previamente enfundada en forma cuadrada o circular para evitar que los animalitos se deformen con el uso. Las caras de los personajes están pintadas a mano con pintura especial para tejido.