La metamorfosis de las maricosas

La metamorfosis de las maricosas
De entre todos los habitantes platónikos, las maricosas son sin duda las más deliciosas criaturas. Ligeras y graciosas, el batir de sus alas, como el sonido de un arpa o una risa de cascabeles, reconforta el corazón de quien tiene la suerte de encontrarse con ellas.
Ocurre sin embargo que, como sus primas las mariposas terrestres, las maricosas sufren metamorfosis. De seres encantadores se pueden tornar en demonios alados en un abrir y cerrar de ojos. El por qué de estos cambios repentinos no está del todo claro; hay quienes dicen que se deben a su humor inestable, otros aseguran que están relacionados con la meteorología, incluso algunos eruditos han desarrollado complejas fórmulas matemáticas para explicar tan misteriosas transformaciones. En fin, que no hay quien se aclare.
Para más confusión de los que intentamos entender algo, se han dado casos en los que diferentes visitantes platónikos han visto de manera distinta a las mismas maricosas en el mismo instante. Muchos opinan que esto podría demostrar la teoría que dice que la apariencia y condición de estas enigmáticas criaturas depende de los ojos que las miran: del más puro blanco o un rosa suave pueden pasar al más oscuro de los negros en un santiamén, si el observador está lo bastante triste.
Y, si las maricosas en su estado original son una música alegre para el corazón que las encuentra, cuando se vuelven oscuras producen en él el más punzante de los dolores: gritos desafinados, sombra, vacío.

Ha habido alas negras en mis sueños últimamente.
Pido disculpas por no haber posteado nada ni haber contestado vuestros comentarios durante tanto tiempo. Ahora que el color negro empieza a desteñir, vuelvo a este blog para seguir descubriendo Platonia juntos. Gracias por vuestra paciencia, viajeros platónikos.

¿Te ha gustado? Compartelo :-)
Share on FacebookEmail to someonePin on PinterestTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+

12 thoughts on “La metamorfosis de las maricosas

  1. Antes de nada, desearte que las alas de tus sueños no vuelvan a ser negras nunca más…

    Qué mundo más maravilloso es Platonia!! Me llena de alegría ver que vuelves a contarnos cosas de él porque ya estaba impaciente y con muchísimas ganas de ver cosas nuevas.

    No dejas de sorprenderme! Gracias a ti por volver!!

  2. Una ilustración bellísima y una historia fascinante… definitivamente es como dices!, las cosas son según se le miran… y que bueno que el negro se esté difuminando… si se mira bien puede convertirse un hermoso azul “avioletado”

  3. Hola!
    Mil gracias a todos por seguir ahí, y por vuestras palabras de ánimo. Gracias!!!! :-)
    Siento estar tan ausente últimamente, dichoso color negro… Pero, como dice Azhra, a partir de ahora maricosas de mil colores! ;-D

    Un beso grande!

  4. Eso eso de ahora en adelante maricosas rosas y de mil colores!! atras las negras.

    Encantada de poder seguir disfrutando de tu mundo, el resto de los animalitos ya me conocen y todo de tanto visitarles :P.

    Un bezazoo

  5. Que Criaturas tan bellas estas Maricosas! Aunque dan un poco de miedo…

    Afortunadamente parece que a Platonia ha vuelto por fin un Hada que, tenga alas negras en sus sueños o no, siempre me ha parecido maravillosa, la mires como la mires :-) ¡Por favor, no dejes nunca de imaginar!

    Un abrazo!

    Aivan Ovitz

  6. Unos seres maravillosos las maricosas!!! Me encantan, y la ilustración es simplemente sublime :-)
    Me encanta que hayas vuelto por fin a Platonia chí, estábamos todos esperándote!! :-D
    Espero que el negro termine de desteñir pronto de una vez y vuelvan todos los colores,

    Un beso muy grande!!!!

    MC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *