Pulbo

Pulpo de jardín
Los pulbos platónikos se plantan en primavera: sólo hay que poner sus patitas en remojo y en un par de semanas empiezan a florecer.

Algunos consejos para su cuidado:

1- Lo mejor es utilizar agua de mar para el remojo; por su parentesco con los pulpos marinos, a los pulbos les encanta el agua salada.
2- Para una floración más vigorosa, no hay que olvidar decirles algo bien bonito al oído cada día.
3- Al final de la temporada, es conveniente guardarlos en un lugar fresquito y protegido de la luz del sol; así se conservarán perfectamente para poder volver a disfrutar de ellos al año siguiente.

Ciclo del pulbo platóniko

Esta es una actualización de la primera versión

¿Te ha gustado? Compartelo :-)
Share on FacebookEmail to someonePin on PinterestTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *