Endulzante natural: jarabe de violetas

Jarabe de violetas

Las violetas han llegado para decirnos que nos acercamos al final del invierno… y que se acerca la primavera🌼. Estas bonitas flores que crecen en las umbrías de los bosques y bajo los arbustos, se utilizan en medicina natural, en la elaboración de remedios caseros (cremas, champús, mascarillas, …) y también en recetas por su delicado sabor y su aroma floral. Hoy os comparto una receta de sirope de violetas, con el que podréis endulzar vuestras infusiones y postres. Además, si utilizáis azúcar blanco (yo utilicé azúcar moreno en la foto), el jarabe conservará el color morado de las flores y lo podréis utilizar, además, para dar un toque de color a vuestros platos y bebidas.

  • Hierve 1 taza de agua
  • Apaga el fuego y agrega 3 tazas de flores de violeta (de cultivo ecológico)
  • Tapa la infusión y déjala reposar durante 24 horas
  • Cuela la infusión y añade azúcar y zumo de limón al gusto
  • Calienta la mezcla al baño María hasta obtener un jarabe
  • Déjalo enfriar y consérvalo en un tarro de vidrio, en la nevera

Añade 1 cucharadita a tus bebidas y postres favoritos 💜

Lecturas platónikas: La parada equivocada

La parad equivocada - podcast platóniko

Ha tardado un poco pero… ya está aquí el tercer episodio de “Lecturas Platónikas”!
Se trata de la fábula irónico-melancólica “La parada equivocada” perteneciente a “Marcovaldo (o sea las estaciones en la ciudad)” de Italo Calvino.
Esta vez, nos aproximamos al entrañable Marcovaldo, un Hombre de la Naturaleza exiliado en la ciudad industrial. En “La parada equivocada”, la niebla envuelve a nuestro protagonista…

Para quien detesta la casa inhóspita, el refugio preferido en las veladas frías es siempre el cine. La pasión de Marcovaldo eran las películas en color, sobre la pantalla panorámica que permite abarcar los más dilatados horizontes: praderas, montañas rocosas, selvas ecuatoriales, islas en las que se vive coronado de flores. Se veía la película dos veces, salía sólo cuando cerraban el local; y con la mente seguía habitando en aquellos paisajes y respirando sus colores.

Podcast Lecturas Platónikas

Te invito a escucharla conmigo y a descubrir su sorprendente final, aquí en la web, o bien en Ivoox o Spotify ;-)

Volando en busca del horno cerámico

Fartet, pez platóniko horneador

Ya sabemos que en Platonia no hay forma de saber si los pájaros son peces que vuelan o los peces son pájaros que nadan… Aunque, en el caso del fartet platóniko, tiene más pinta de ser lo segundo. Este pececillo volador es un fantástico aliado en tiempos de confinamiento: aquí lo podéis ver transportando un bol recién hecho en el taller platóniko para llevarlo hasta el horno para bizcochar. ¿Llegará a su destino?