C o r o n a

Los lynguros, aves platónikas similares al faisán blanco, destacan por el singular tocado que corona sus cabezas, que no se compone de plumas sino de turmalinas, gemas semipreciosas muy apreciadas por su variedad de colores. Vanidosos por naturaleza, es común ver a los lynguros pasear altivos por las praderas de Platonia, alardeando de sus enjoyadas crestas a falta de otras cualidades que exhibir.

¿Te ha gustado? Compartelo :-)
Share on FacebookEmail to someonePin on PinterestTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *